Echar /Cargar el Muerto a Otro

[echarle a alguien la culpa de algo que ha hecho otro; cargarle a alguien un problema que no es suyo]

 

Origen: Esto nos viene de la época medieval, en la que parece ser que no había muchos miramientos a la hora de cargarse a alguien, y las técnicas forenses no es que fueran tampoco la envidia del CSI Las Vegas.
Así que las autoridades decidieron que si aparecía algún cadáver por muerte violenta en una villa y no se descubría al culpable, el municipio al completo había de pagar la multa correspondiente (homicisium), lo cual no le hacía mucha gracia al vecindario, que intentaba por todos los medios escaquearse de pagar dicha sanción librándose del muerto como buenamente se pudiera – tirándolo a otro lado, dejándolo en otro pueblo, etc.
De ahí quedó lo de echar el muerto a otro (literalmente).

 

Ejemplos:
—Oye, María del Corte de Mangas, ahora que te veo…
—Para el tanque, bonita, que si te piensas que me vas a volver a cargar el muerto de abrir la tienda el finde temprano, vas lista.

 

Fuente: www.muyinteresante.es, www.rae.es

¿Comentarios, correcciones? ¡Házmelo saber! 😀

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *