A Dos Velas

[estar o quedarse sin dinero o sin recursos de ningún tipo; también puede referirse a alguien que lleva sin tener relaciones sexuales un rato largo ya —y no quiero mirar a nadie, ni que sea un espejo]

 

Origen: Aquí tenemos varias hipótesis, pero me quedo con dos de ellas, la primera porque me parece la más plausible y la segunda por simpática.

La primera teoría tiene que ver con el juego.
Antes los juegos ilegales solían celebrarse al amparo de la oscuridad, y el jugador que hacía de banca, el que tenía el dinero, solía iluminarse con dos velas para poder verlo y contarlo.
Si algún otro jugador conseguía llevarse todo el dinero y dejar la banca vacía, se decía que la dejaba a dos velas.

La segunda nos habla de los mocos que les cuelgan a los niños pequeños, por su semejanza con goterones de cera en una vela, dado que frecuentemente se asocia al nene con las velas colgando con la pobreza.
Además, el gesto relacionado con estar a dos velas es llevarse los dedos índice y corazón a la nariz y deslizarlos hacia abajo, como si imitáramos el recorrido de ese moqueo; este gesto podría haberse generado más tarde para ilustrar gráficamente a qué nos referimos con el a dos velas.

Personalmente, lo dicho, me gusta más la primera, pero hay que decir que la explicación con los velones infantiles y el gesto acompañante tiene su aquel.
Indecisa me quedo.

 

Ejemplos:
Típico de la época de estudiante era quedarse ya a mediados de mes a dos velas y pasar el resto del mismo a base de arroz y pasta con lo que se pillara por la casa. Qué tiempos.

—Desde que mi Mariano se ha hecho a la vida ascética y está con la tontá esa de que su cuerpo es un templo que hay que mantener puro y yo qué sé cuántas soplagaiteces más, me tiene a dos velas. Aparte de que no sé si no debería ofenderme, ¿me estará llamando impura, a mí, a la cara, con lo limpia que es una? ¿Debería arrearle un zapatillazo?
—Pues sí, seguro que con un chanclazo en toda la colleja se le va la tonterías. Y tú, por lo menos, desfogas por algún lado, Celesfora.

 

Fuentes:
Diccionario de dichos y frases hechas, de Alberto Buitrago
Imágenes: The Guardian – guardian.co.uk (visto en https://www.protocolo.org el 17.04.2020)

¿Comentarios, correcciones? ¡Házmelo saber! 😀

A Dos Velas

¿A dos velas por la vida? Pues no, no te voy a solucionar la papeleta, pero te puedo comentar de dónde viene la expresión.

Seguir leyendo

Schreib einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.