Meterse en un Berenjenal

[meterse en un lío, una situación de la que es complicado salir, o de la que se sale malamente, con magulladuras en las carnes o en el ego; buscarse complicaciones ]

 

Origen: Pues parece ser que las berenjenas, más las silvestres que las variedades huertanas, tienen gran cantidad de espinas o pequeños pinchos que te pueden dejar un buen rato escocida si no vas con cuidado y te metes en la zona de cultivo que se les suele reservar, el berenjenal.
Así, se estableció un paralelismo entre el cuidado que hay que tener al meterse en este tipo de huertos y en algunas vías de la vida, para no salir de rasguños y arañazos hasta las cencerretas.

También se comenta que el color morado de la berenjena presenta en la lengua coloquial connotaciones negativas —véase por ejemplo Pasarlas moradas (o canutas).

 

Ejemplos:
—Si me hubieras pedido consejo antes, te habría dicho que te mantuvieras alejado de este berenjenal. A ver cómo sales de esta, chaval.

—Deja de tontear con Yago, Mari Wendolin, que te vas a meter en un berenjenal que sólo te va a traer problemas, créeme.

Variaciones: Meterse en un jardín

 
Fuentes: Diccionario de dichos y frases hechas, de Alberto Buitrago; www.cadizdirecto.com; elpais.com
Imágenes: www.growveg.com

¿Comentarios, correcciones? ¡Házmelo saber! 😀

De perdidos al río. Ejemplos prácticos.

De perdidos, al río.

«De perdidos al río» es una frase muy común en español, proveniente, según parece, de las batallas de antaño.
¿Le gustaría saber más?
Se lo contamos. ☺

Seguir leyendo
Jurar, decir palabrotas o palabras malsonantes.

Jurar en Arameo (o en Hebreo)

¿Alguna vez se ha puesto a «jurar en arameo», a soltar «juramentos», palabrotas, o palabras malsonantes?
Le contamos de dónde viene esta expresión. ☺

Seguir leyendo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *