No Hay Tu Tía

[se usa para indicar que no hay solución para un determinado problema, o que es imposible hacer algo para cambiar las cosas]



Origen: Aunque en España no se dé mucho, en Alemania, por ejemplo, está muy extendido el uso de una crema simple de óxido de zinc para tratar cualquier tipo de afección cutánea.
Y justamente ése es el origen de la expresión que hoy nos ocupa: la al-tutíyya (no me tengan en cuenta la posible patada al árabe, que nunca fue lo mío en la carrera), castellanizado atutía o tutía, es el nombre de un ungüento medicinal que preparaban los árabes usando como base el hollín de óxido de zinc que quedaba en las paredes de los hornos de fundición (de cómo descubrieron eso, ni idea), y que utilizaban para curar todo tipo de enfermedades dermatológicas, oculares y, en resumen, como una especia de remedio universal que para todo servía. Cuando alguien entraba en una farmacia buscando un remedio que allí no tenían, se le decía “no hay atutía” o “no hay tutía”.

Teniendo esto en cuenta, tutía debería escribirse junto, pero la RAE dice que mejor separado e incluye esta expresión en la entrada de tía.

 

Ejemplos:
Mú negra veo yo la situación, Serafina Josefa. Pa mí que no hay tu tía.

Quise convencer a la de inglés para que nos cambiara el examen, pero nada, no hubo tutía.

 

Fuentes:
Diccionario de dichos y frases hechas, de Alberto Buitrago
http://www.wikilengua.org
https://www.fraseshechas.net
Imágenes: https://historia.nationalgeographic.com.es

¿Comentarios, correcciones? ¡Házmelo saber! 😀

A Dos Velas

¿A dos velas por la vida? Pues no, no te voy a solucionar la papeleta, pero te puedo comentar de dónde viene la expresión.

Seguir leyendo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *